Lo que yo decía...

mi mesa cojea