logoeduca2
Padres, sindicatos y partidos políticos reclaman una nueva distribución de áreas, transporte y más plazas de la ESO

La Jefatura Territorial de Educación tiene en sus manos la posibilidad de abrir un diálogo real sobre el nuevo mapa escolar de Vigo, que cuenta con el rechazo de 20 colectivos políticos, sindicales, vecinales, así como de padres y directores de centros públicos, o tramitar de forma unilateral la propuesta elaborada por sus técnicos. Legalmente, la Xunta debe pasar previamente por el Consello Escolar Municipal y por la Mesa de Directores, pero su opinión no es vinculante. Por ahora sólo existe acuerdo en una cosa: Vigo necesita una nueva zonificación escolar, porque la actual tiene 25 años y no refleja el crecimiento urbano de la ciudad en zonas como Navia, A Miñoca o la Independencia.

zonas
Desde la federación de padres de centros públicos (Foanpas) afirman que les convocaron a dos reuniones con Educación “para escuchar pero no para ser escuchados” y reclaman una participación real. Esta opinión es compartida por los 20 colectivos que presentaron un escrito ante el Registro de la Xunta en el que explican por qué se oponen al nuevo mapa escolar. La principal queja es que “discrimina” a los centros públicos y que no pueden “competir en igualdad de condiciones” con los concertados.

Para entender el malestar es necesario conocer la idiosincrasia de Vigo, una ciudad en la que buena parte de los colegios públicos se construyeron en la periferia, lejos del núcleo urbano central, donde en cambio predominan los centros concertados. Ocurre también que mientras los centros concertados ofertan todos los niveles educativos, desde Infantil a Bachillerato, los centros públicos no tienen “un proyecto educativo continuo” de tal forma que hay centros de Infantil y Primaria por un lado y otros centros solo de Secundaria, por lo que los alumnos deben cambiar de centro al pasar a la ESO. El nuevo mapa escolar divide la ciudad en cuatro zonas (la 1 es la mayor y está en pleno centro) y garantiza servicios como el transporte escolar pero solo para los alumnos que eligen un centro público de su zona.

“Los centros concertados están cerca de la población y si no lo están tienen líneas de transporte que recorren toda la ciudad sin restricciones. Si un alumno del núcleo central de la ciudad, donde existe un déficit de plazas públicas, quiere ir a un centro público de la periferia (de la zona 2 o la zona 3) no tiene derecho al transporte escolar y eso hará que la familia se lo piense”, explica un portavoz de Foanpas. Este es uno de los cambios que solicitan. Frente a esto, ven “incoherente” que se haya diseñado la zona 4 de tal forma que los alumnos que terminen Primaria en Navia tengan que hacer la ESO en Valladares cuando “desde su ventana ven dos institutos, el Coia 2 y el Coia 4”. Antes de presentar el nuevo mapa escolar, ya había protestas en Navia cuando la Xunta decidió la adscripción del colegio Rodríguez Castelao al IES de Valladares, que está a 10 kilómetros. En este caso sí garantizan el tranporte escolar porque ambos están en la zona 4. “Si la idea era acercar el centro a la periferia y viceversa, con este mapa no se consigue, tendrían que ser áreas en forma radial o de quesitos”.

El problema de bachillerato

Otro de los argumentos se refiere al Bachillerato, un nivel educativo no concertado (cuesta unos 300 euros al mes). Actualmente los institutos del centro tienen más plazas de Bachillerato que de la ESO y absorben a alumnos que vienen de la pública pero también a muchos estudiantes de centros privados que no pueden pagar este coste. En este caso piden más plazas de la ESO en los institutos públicos para dar cabida a los alumnos que vienen de Primaria de centros públicos próximos. “Hay alumnos de 11 años que tienen que ir a la periferia, pero nosotros creemos que si alguien se tiene que trasladar son los alumnos de 16 años que cambian de centro para cursar Bachillerato en un centro público. Queremos que se les garantice la plaza pero no a costa de desplazar, cuatro años antes, a alumnos que ya estaban en la pública”.

Fuente: Atlántico Diario

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ultimoscomentarios