Inicio
banner02
banner03
banner16
banner04
Miércoles, 06 Abril 2016 00:35

Trinos

Andan revolucionadas las gaviotas por el parque, vuelan en círculos, vigilantes desde la altura; bajo ellas las palomas, a veces a ras de suelo, aprovechan los restos de comida abandonados en las mesas de los bares, mientras anidan en los tejados, en los balcones o en cualquier lugar en el que, equivocadamente, crean tener a sus polluelos a salvo de las depredadoras.

Luego, un poco antes de que se ponga el sol, son los trinos de los gorriones los que escandalizan el parque; los niños dejan los juegos y vuelven a sus casas empujados por sus madres; mañana hay cole y todavía deben cenar y pasar por la ducha, alguno con los deberes sin hacer, otros ya medio somnolientos y cansados, y los más simplemente sucios o hambrientos.

Al cabo de un rato, silencio. Se ha ido el sol, los niños, los pájaros... Nos despertará unas horas más tarde el camión de la basura.

Y mañana será otro día.

parquehdr

Lunes, 11 Mayo 2015 12:50

Lucas

mar02Conocí a Mar Nieto en alguna tutoría de primero de Infantil, cuando mi hija comenzó sus estudios en el Lope de Vega, seguramente en aquella primera reunión en la que nos contaba a los padres cómo se iba a desarrollar el curso y qué iban a aprender nuestros hijos. 

No voy a entrar en detalles porque no vienen al caso y aquel año pasaron demasiadas cosas en el colegio; cosas a las que yo en aquel momento era totalmente ajeno porque los padres, la mayoría de las veces somos unos egoístas que nos limitamos a mandar a los niños al cole para que otros pasen el trabajo de devolvérnoslos educados después de comer. Más allá de aquel primer día me sumergí gracias a otros padres en aquellos problemas que desconocía y que me afectaban como a casi todo el colegio y en los que había padres y maestros luchando día a día sin que los demás hiciéramos nada por ayudar.

Mar me impresionó, no solo como maestra, sobre todo como persona y me enseñó que existe algo que se llama integridad a lo que jamás se debe renunciar. Me enseñó que no importa ganar o perder, que es más importante la coherencia, la verdad, la justicia y el poder ir siempre con la frente bien alta. 

mar03A las pocas semanas y con la excusa de hablar sobre mi hija, me dejaba caer algunos martes en tutoría para charlar un rato con ella, a veces en un tono más personal. Adiviné así parte de su infierno, sus noches sin dormir, una lucha casi en soledad y aunque todavía no debería ser público ni me lo contó ella -a pesar de todo Mar siempre fue muy reservada-, supe también que  la terapia que la había mantenido en pie durante su lucha había sido dedicar su tiempo a escribir la historia de su hijo Lucas.

Pero todo aquello es otra historia que algún día contaremos. Desde entonces han pasado dos años, Mar dejó el Lope de Vega para encontrar la paz y seguir su labor educativa en otro centro; y por fin Lucas, ese hijo que se fue hace dieciséis años y que ahora vivirá para siempre, sale a la luz y trae otra vez al presente una ausencia convertida ahora otra vez en presencia, una ausencia que quizá nunca lo fue porque Lucas, a pesar de todo, ha estado siempre ahí, agazapado en la memoria de de una madre que, como todas las madres, jamás ha renunciado a su recuerdo ni a sus sentimientos.

Ahora es el momento de conocer a Lucas a través de Mar, de sus amigos de la infancia, del tiempo transcurrido desde aquel frío día de invierno en que Lucas decidió marchar sin saber que no era para siempre.

mar04

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE MAR NIETO EN LOCALIA

 

Miércoles, 25 Marzo 2015 11:46

Jekyll y Hyde

Ayer pensaba que uno no puede dejarse hundir, que hay que salir del hoyo con las propias fuerzas porque no existen otras, o si existen serán ineficaces si uno no pone las suyas por delante y guiando la expedición a la superficie; hoy no sé qué pensar, lo malo de tener la cabeza envuelta en esta niebla espesa es que a ratos piensas de una manera y de pronto eres otra persona y todo se da la vuelta para decirte lo contrario. No encuentras una posición fija, es como si todo aquello a lo que pudieras agarrarte estuviera en movimiento, cambiando siempre de lugar. 

Las cosas se complican, a un mal se le suma otro que pone todo patas arriba y que cada vez cuesta más asimilar; un brazo torpe que me obliga a utilizar una sola mano para todo, cansancio, y esa sensación de estar siendo un estorbo y un problema para los que me rodean, cargándolos de trabajo que yo no puedo hacer o que no soy capaz o que no quiero, porque a veces ni yo estoy seguro de cual de las tres razones es la buena. 

Quizá hoy necesitaba escribir y eso ya es algo bueno, los pasos hay que darlos de uno en uno y las ganas no crecen todas a la vez, hoy cuatro letras para comprobar que puedo hacerlo, aunque no sea para decir nada importante, y mañana ya veremos de qué somos capaces.

amigoshoyoEn el fondo las cartas seguramente están echadas y todo es cuestión de paciencia y espera, tampoco hay mucho más que hacer; paciencia con el malestar y los inconvenientes y espera con los avances o retrocesos en la medicación. Es difícil distraerse, no hay forma de centrarse en nada que aparte el pensamiento de donde no debe estar, una serie de televisión, un café con los amigos, una película por la noche, pequeños ratitos que apenas suman unas pocas horas al día, dejando el resto para esa vocecita cabrona que te machaca día y noche siempre con lo mismo, con ese runrún inevitable dando vueltas sin parar.

Creo que hoy ha sido suficiente esfuerzo, para mí y para ustedes; he cumplido la promesa de escribir algo, me siento mejor; no lo lean más que como un estúpido intento de desahogo sin más fondo ni importancia. 

Y sigan ahí, por favor. Aunque sea en silencio. 

 

Sábado, 14 Marzo 2015 01:47

Ha pasado el día...

Ha pasado el día. Tranquilo a ratos, monótono como los demás, con su pequeña siesta y su larga tarde, no sé por qué más larga que la mañana, será que ya se van acumulando las horas y uno no sabe dónde meterse, o que las niñas en casa aturden más que sosiegan y no puede uno -y esto es egoísta- dedicarse a dejar pasar ese tiempo sin aspavientos ni poniendo paz en peleas de muñecas y vestidos que no son de esta ni de la otra, quiero agua, dame la merienda...

findediaHa pasado el día sin pena ni gloria, que es como pasan últimamente; con un frío en la calle que no se aguanta; dicen que por esta esquina no vamos a ver la primavera hasta dentro de un mes, que vayamos tomando posiciones porque los termómetros van a hibernar más que los osos y no piensan levantar cabeza hasta mayo. A mí lo del frío me jode sobremanera, porque no hay dios que salga a pasear con este viento raspón ni diez minutos, da igual que haga sol porque no calienta y el aire se mete por todas partes y acabas de mal humor y volviendo a casa sin haber dado ni la vuelta a la manzana, que es lo mínimo que tenías que andar para malgastar unas pocas de esas calorías que vas acumulando durante el día.

Ha pasado el día -sé que lo repito, es una figura literaria cuyo nombre no recuerdo pero que hace bonito- entre un par de películas malas, dos capítulos de alguna serie y muchas horas frente a la pantalla sin apenas hacer nada; algo de prensa para estar al día -maldita la falta que hace estar al día de lo de siempre-, diversos intentos de escribir algo que se frustran en los títulos de los temas, un poco de photoshop para cubrir huecos y creer que aprendo algo y los regulares viajes al retrete para miccionar cada media hora. Esta cruz que me ha caído ahora la padezco también por las noches, así que ni duermo ni descanso y me dedico a mear a cada rato como si no hubiera otra cosa en el mundo que hacer.

Ha pasado el día y la semana y el mes y el tiempo sigue corriendo en contra, los médicos van a su ritmo y la desesperación al mío, que es el que marca todos esos tiempos de los que les hablo; los paseos, las micciones, un apetito desmesurado que me está poniendo como un odre, las horas muertas en el sofá intentando olvidar que las cosas ya no son como antes... Todo es tan raro, todo se ha convertido en tan extraño que resulta imposible ordenar el pensamiento. Es como haber caído en otro planeta olvidando lo que sabía del anterior, hay que aprender de nuevo, pero hay que hacerlo sin bagaje ninguno, a las bravas y en cueros mentales.

Si, ha pasado el día y mañana será otro. Seguramente igual. O muy parecido. Y supongo que también pasará como el de hoy. 

Viernes, 13 Marzo 2015 00:52

Sin ganas

Yo no sé si a estas horas debería estar ya en la cama y no tratando de escribir no sé muy bien lo qué, porque lo cierto es que no sé ni por dónde empezar. Como dicen mis hijas, se me va la olla, solo que a ellas se les va porque andan más pendientes de sus juegos y de sus asuntos y a mí porque hace un mes que trato de envolverla en una niebla de pastillas que la mantenga alejada de ciertos pensamientos que en nada me ayudan.  

Me hundí en el primer shock, cuando el 6 de febrero me dijeron que padezco un tumor cerebral; tardé una semana en levantarme de la cama del hospital y en poder hablar con alguien, había caído al infierno y era un trozo de carne; de allí no se sale sin ayuda, pero vinieron a buscarme mis amigos y ya en la superficie me dieron aire y me sostuvieron en pie. Todo esto a lo mejor no debería ni contarlo, supongo que a nadie de los que leen este blog les importará nada que vaya más allá de la fantasía y la literatura con que trato de construir mis relatos; hoy queda poco de ambas, no me siento ya capaz de hilar historias ni en mi cabeza cabe otra cosa que ese caos del que hablaba hace unas líneas y del que tanto me cuesta hablar. 

Quizá los primeros días, cuando dejé la paz del hospital, fueron relativamente más tranquilos; excepto el nerviosismo de no tener todavía un diagnóstico, no había cambios físicos que me impidieran moverme, pasear, hacer una vida normal que alejara un poco los malos pensamientos, esos que se incrustan en tu cabeza y te dicen que ya tienes una fecha de caducidad, pero a los que intentas no hacer mucho caso.  

angelcaidoA pesar de la niebla medicinal que aleja las neuronas para que no se pasen demasiada información unas a otras, a pesar del resto de medicación que solo trata de mantener las cosas un poco tranquilas hasta comenzar las terapias, el pensamiento fluye sin parar y nada es como antes ni se piensa como antes ni se siente lo mismo que antes; un poco por ese caos que lo llena todo y que no te deja ordenar los pensamientos, otro poco porque las cosas que tenían un sentido ahora comienzan a tener otro, lo importante ha dejado de serlo, el tiempo ya no tiene el mismo valor, las preguntas que antes te hacías ya no sirven y ahora son otras diferentes las que ocupan esos lugares especiales que a lo mejor ya ni lo son. 

Sí, me siento cansado. Físicamente cansado, sin fuerzas más que para comer y dormir, vestirme y salir a por el pan para luego volver a casa arrastrando los pies como si hubiera estado andando varias horas. Mentalmente cansado, mentalmente también confuso, sin saber qué pensar en cada momento, como si cada vez que tuviera que tomar una pequeña decisión -pollo o carne, patatas o arroz- hubiera de hacer un gran esfuerzo. 

Con todo y a pesar del ahogo continuo del que no encuentro manera de escapar, la mente se las arregla para que todo sea como estar viendo una película en la que el protagonista es otro; estás ahí sentado y hay alguien que se muere, pero tú eres un espectador y te parece que todo sigue igual; tus hijas vuelven del colegio como siempre, los horarios no han cambiado, te levantas a la misma hora y sigues programando las vacaciones de semana santa como si realmente fueras a disfrutarlas, aunque sabes que el que ya no puede conducir eres tú, el que esos días vomitará la quimioterapia no es ese personaje de la película, eres tú, el que estará consumiendo, quien sabe, unos días irrepetibles vas a ser tú...

Y sin embargo sé qué necesito salir de aquí, hablar con alguien, tomar un café en una terraza y ver a la gente con sus vidas, con sus problemas y con sus niños jugando en el parque; necesito explotar, llorar en algún hombro prestado, desahogar toda esta confusión y expulsar la angustia sin miedo al ridículo que supone que, otra vez, como aquellos primeros días, me comporte como un niño muerto de miedo ante la posibilidad de que todo esto no vaya a ir más allá de unos pocos meses... 

Y luego la fiesta se termine.

 

Página 1 de 19

Por qué Lo que yo decía...

plumaEmpecé este diario cuando me movía entre asociaciones de vendedores de prensa, hasta que la crisis me alejó del mercado laboral y me obligó a cerrar mi negocio. A pesar de ello decidí mantenerlo porque en algún lugar tenía que plasmar las inquietudes, las dudas y todas esas inevitables preguntas que siempre surgen acerca de mí y del mundo que me rodea.

Ahora, pasados los cincuenta y con la muerte en los talones, todo se ve de otra manera; y sin embargo hay que seguir ahí, soñando, porque por alguna razón todavía estamos vivos.

Siempre hay cosas que decir, siempre hay algo por lo que luchar...

Contador de Visitas

Hoy21
Ayer146
Esta semana714
Este mes3187
Total61482

Currently are 7 guests and no members online

logolucas
banner10
banner15
banner14
banner09
banner17
banner18

Los relatos de Ana

  • Había encontrado en su trabajo, un desahogo para su vida. Se sentía sola y desamparada, sumamente perdida en un mundo que ahora parecía que no le pertenecía... Después de doce años con Pedro, no entendía que le podía haber pasado, no había notado nada que le hiciese pensar que la...

  • Dicen que hay que ser agradecido a la vida, y estoy de acuerdo, siempre he escuchado eso, pero... cuando la vida se porta mal con nosotros y nos arrebata lo que más amamos en el mundo... ¿Quién nos escucha? ¿A quién le reclamamos? La vida nunca había sido justa conmigo, desde...

  • Se había levantado mucho viento de forma repentina, cogiéndonos a todos por sorpresa. Las chicas por la calle, sujetaban sus faldas que volaban dejando entrever ese bello tesoro que esconden entre las piernas. Otros,  agarraban con fuerza sus distintos sombreros evitando que el viento se los llevase a su antojo....

ACTUALIDAD

  • La marmota Phil
    La marmota Phil ha salido una vez más de su agujero invernal y los expertos en marketing que la utilizan…
    Escrito el Lunes, 03 Febrero 2014 13:35
  • Los extraños premios Liebster
    Mi querida amiga Ana, del blog Los relatos de Ana, me ha concedido un premio Liebster, que es algo de…
    Escrito el Miércoles, 02 Octubre 2013 21:55

POLÍTICA

  • Et voilà!
    Pues nada, hijos, seguir así, votadles otra vez en las próximas elecciones, que total ya poco queda por destrozar en…
    Escrito el Martes, 07 Octubre 2014 00:08
  • Las monjas y los curas primero
    Mientras en África los afectados por el ébola se resignan a morir, el gobierno español en un alarde de solidaridad…
    Escrito el Jueves, 07 Agosto 2014 15:39

LA CIUDAD

  • Trinos
    Andan revolucionadas las gaviotas por el parque, vuelan en círculos, vigilantes desde la altura; bajo ellas las palomas, a veces…
    Escrito el Miércoles, 06 Abril 2016 00:35
  • En silencio
    Dentro de la marabunta de irregularidades, sanciones, ANPAs y padres tirándose los trastos a la cabeza y tratando, unos, de…
    Escrito el Lunes, 07 Abril 2014 00:29

LOS QUIOSQUEROS

  • No tenemos La Razón
    Una de las prácticas que se están haciendo habituales para los editores es la bajada del precio de portada de…
    Escrito el Viernes, 18 Enero 2013 18:43
  • Intrusismo publicitario de Adega Ponte da Boga
    Me llega la noticia de que una empresa vitivinícola, Adega Ponte da Boga, está haciendo una campaña de marketing publicitario…
    Escrito el Lunes, 26 Noviembre 2012 11:44

RELATOS Y REFLEXIONES

  • Lucas
    Conocí a Mar Nieto en alguna tutoría de primero de Infantil, cuando mi hija comenzó sus estudios en el Lope…
    Escrito el Lunes, 11 Mayo 2015 12:50
  • Jekyll y Hyde
    Ayer pensaba que uno no puede dejarse hundir, que hay que salir del hoyo con las propias fuerzas porque no…
    Escrito el Miércoles, 25 Marzo 2015 11:46