pale2

Tarde de juegos de mesa; le habíamos prometido a las niñas que hoy jugaríamos al Monopoly y no ha quedado más remedio que cumplir. He descubierto -aunque ya tenía sospechas fundadas- que tienen ambas muy mal perder y se cabrean enseguida. Acabaron de morros, por mucho que les explicásemos que es solo un juego y que ganar o perder no es para tomárselo en serio. Pero no les entra en la cabeza.

Han resultado ser demasiado competitivas; a mí no salen, desde luego, yo soy todo lo contrario, me aburren los juegos y me importa un pimiento ganar o perder. Será por eso, porque no pongo mucho interés, que pierdo siempre.

He dicho al Monopoly pero en realidad lo que tenemos es el Palé, una versión española de los años sesenta que aún conservo desde que era niño. Con fichas de parchís, dos dados diferentes porque en algún momento se perdió uno, las casitas de madera y los precios en pesetas. El reglamento y el tablero son similares al original. Una joya con casi cincuenta años de vida. Yo quería ponerle una pegatina a la Avenida de José Antonio que dijera Calle de la República, pero no me dejaron, dicen que hay que mantenerlo original. Menos mal que el resto de calles son neutrales.

wp 1470699174507Cambiando de tema, me acabo de enterar que el próximo martes, día ocho, es el día internacional del orgasmo femenino. ¿¡Quéeeee!? Pues sí, como lo oyen. Lo que no dice es si está dedicado al autoorgasmo o al producido de la manera habitual, es decir, follando como toda la vida. Supongo que a todos, pero estas conmemoraciones nunca se sabe de dónde vienen ni cual es su intención. ¿Existirá el día de la eyaculación precoz? Ni siquiera me atrevo a buscarlo en Google.

¿Para qué sirve un día como este, qué se reivindica concretamente, un derecho, un acto físico, pasar el día follando o con el vibrador en la mano? ¿Qué hacen las frígidas en un día así, llorar y desconsolarse?

No sé, no entiendo nada. En uno de los canales de TV que tengo, que es dónde lo escuché, anuncian que la programación estará dedicada a ese día. ¿Nos pondrán porno?

Díganme algo, porque me siento perdido.

0
0
0
s2smodern

Estos días me estoy levantando tarde, muy tarde. Me siento vago, más que de costumbre, y sin ganas de nada menos de ti. Ayer me sacaron de la cama a las tres para comer.

No sé si esto es bueno o malo, si madrugo, antes del mediodía me vuelve a entrar el sueño y me quedo frito en el sofá. Los días se hacen demasiado largos si los pasas en vigilia, es como estar esperando siempre a que esa espada de Damocles que pende sobre mi cabeza, caiga en cualquier momento. Eso no es vivir. Al menos no es vivir tranquilo, aunque trate de obviarlo y los psicofármacos me alejen de los malos pensamientos. Pero a veces no puedes evitarlos.

He tenido sueños extraños que no les voy a contar porque, como otras veces, ni yo mismo los comprendo. Son raros, sin sentido, y en ellos se suceden escenarios y situaciones contrarias o incoherentes. Prefiero aquellos que entiendo o que vienen dados por lo que ha ocurrido durante el día. O cuando interfiere mi padre, por lo menos son más familiares.

El día está soleado, con un viento desagradable y frío; al sol se está bien, pero en cuanto coges una sombra estás deseando salir de ella. A pesar de todo lo anterior, de mi vagancia, de este tiempo mediopensionista, lo que no perdono son mis paseos. Una horita diaria por las tardes y luego un rato en la terraza del bar con la señora y las niñas. Necesito coger el coche e ir a algún otro lado, por aquí me cruzo siempre con la misma gente y me aburre ir saludando a unos y a otros.

Puestos a hablar de temas inconexos, mi muro del FB está más vacío que el desierto; solo veo pelusas cruzándolo, pero poca conversación interesante. Se ve que mucha crisis, pero aquí se ha ido de vacaciones hasta el cura.

Buenos días. Aquí aún no hemos comido.

decrepitud

0
0
0
s2smodern

Tarde aburrida la de hoy, ya lo preveía después de comer; me fallan los dedos de la mano izquierda, así que tardaré un buen rato en escribir esto. No tengo prisa y así entreno un poco la mano siniestra.

faro.El General Franco nombrado Jefe del EstadoComo he dicho en otras ocasiones, no suelo ver las noticias en la televisión, hace tiempo que me desconecté porque cada canal parece que habla de un país diferente. Tampoco leo la prensa, estando toda en internet me parece superfluo gastar para leer las noticias del día anterior. Aunque en internet tampoco se pueda leer todo lo que publican en papel, es suficiente para estar más o menos al día. El periódico local, que lleva diez años de retraso respecto a los demás, solo permite leer los titulares y pretende que pagues por ver las noticias enteras. Eso ya lo intentaron los grandes hace una década y no funcionó; estos parece que no se han enterado.

De todas formas, no es precisamente el mejor periódico del mundo. En los quioscos se vende por las esquelas y los anuncios breves de ofertas de trabajo y de putas. Lo de las putas es otra cosa de la que todavía no se han enterado que ya no se lleva, ahora están todas en internet.

Lo que pasa en el mundo me llega por Twitter y Facebook principalmente. Siempre hay un enlace que te lleva a la noticia o a la fuente original, y si no, está Google.

Una de las cosas que me tiene confundido es lo que está sucediendo en Venezuela, que parece el folletín de moda y está en todas partes. Pero cuando trato de informarme para poder formar una opinión, me encuentro con que nadie me aclara quiénes son los buenos y quiénes los malos. ¿Ustedes se aclaran? Porque yo no.

Por una parte, Maduro no parece ser el mayor demócrata del mundo, ni su policía la más respetuosa. Sin embargo parece haber sido elegido más o menos democráticamente o eso se dice. Por otra parte, la oposición tampoco son unos angelitos; que tanto el papa, la UE o Rajoy se hayan puesto de su parte, me mosquea un poco. No son tampoco lo más honesto y defensor de los derechos democráticos del planeta.

Tampoco sé muy bien cómo funciona en Venezuela eso de la asamblea constituyente ni cuáles son las intenciones de unos y otros cuando la defienden o están en contra. Unos dicen que Maduro busca perpetuarse en el poder y los otros que la oposición desea subirse a la presidencia a golpe de calle, pero sin los votos ni los apoyos necesarios.

Y enmedio de todo unos nombran a la CIA otros a los rusos, Maduro relaciona al PP y la Gurtel con negocios petrolíferos, el PP la toma con Podemos y dice que quieren convertir España en una sucursal de Venezuela...

A estas alturas empiezo a sentirme un ignorante político. Tampoco es que me preocupe demasiado, los políticosy los medios mienten tanto que supongo que será imposible enterarse de lo que realmente ocurre. Quizá dentro de veinte o treinta años alguien nos lo cuente.

Me voy a comprar el HOLA.

0
0
0
s2smodern

Otra noche agitada, con sueños inútiles y absurdos, con algún dolor de los que estos días me tienen a mal traer y no me dejan centrarme en nada. Calmantes por la mañana y en cama hasta hace un rato.

casasLa cama me cansa, no debería estar tanto en ella, pero hoy me venció la desidia aderezada con un toque de depresión. Es a lo que lleva pensar en el futuro e imaginar que cualquier dolor es síntoma de algo grave; si es que la cosa puede ser más grave.

Estando en una casa vieja y familiar, en la que antaño pasábamos las vacaciones, descubrimos un gran sótano que nunca había estado allí. Hecho en piedra y con puerta a la calle, era imposible no haberlo visto nunca. Sin embargo allí estaba, limpio, ordenado, con estantes en las paredes llenos de herramientas; era como una ferretería doméstica en la que no faltaba de nada. Con una mesa de comedor y sus sillas correspondientes y un sofá para descansar. Todo ello impoluto, como si se acabara de limpiar.

Obviamente las distintas facciones de la familia se pusieron a discutir a quién pertenecía. Como se pueden imaginar, todos decían que a ellos, sin llegar a ningún acuerdo durante el día y, siendo la hora de volver a casa, dejando el debate para otra ocasión.

Cómo no, de alguna manera apareció por allí mi padre. Que me visite en mis sueños es ya un clásico, así que vayan acostumbrándose. Estaba medio ido y despistado, sin saber qué pasaba pero dispuesto a llevarnos de vuelta a casa. Nos costó convencerlo de que no estaba en condiciones de conducir y acabó cediendo y dándonos las llaves.

Desperté. Había apagado el despertador y ya era muy tarde; me tomé la medicación con un café y cinco horas de retraso y un calmante para el dolor del costado derecho. Por cierto, ustedes que han estudiado anatomía, ¿Qué demonios hay en el costado derecho, además de un riñón? Ya sé que esto no es una consulta médica, pero dudo si viene de la espalda o de algún órgano que tengamos por ahí.

Nada más, buenos días y disfruten de sus vacaciones.

0
0
0
s2smodern

Estando meditando la otra tarde -anda, mira por dónde salen los gerundios perdidos- sobre esas cosas que medita la gente; la vida, la muerte, lo tontos que son algunos, lo inteligentes que somos otros, la imbecilidad humana, los que salen del armario, los que se quedan dentro... ya saben, esas cosas sobre las que se reflexiona en el retrete, cuando vino a mi mente la historia de mi tío-abuelo Saturnino al que solo conocí por fotos. Se la voy a contar a ustedes:

Saturnino nunca salió del armario por culpa de la guerra, de unas filloas y de un jamón en mal estado.

Corría el aciago año de 1.936; mi tío-abuelo Saturnino era, a la sazón, concejal del ayuntamiento de Albadalejo de Arriba, provincia de Lugo. Acérrimo comunista, republicano convencido, ateo y agricultor, Saturnino había saltado a la política para ver si desde el partido y el ayuntamiento, le daba un poco de vida a un pueblo ya en decadencia por aquellas fechas a causa de la emigración. Cuando el levantamiento del 18 de julio, el pueblo quedó en zona nacional, cosa que a Saturnino no le gustaba un pelo, pero tampoco podía hacer nada, así que decidió esperar a ver si aquello pasaba pronto.

Apareció por Albadalejos de Arriba, ya a mediados de agosto, un destacamento de la Guardia Civil con la orden expresa de limpiar el pueblo de rojos, masones, ateos y maleantes en general. La gente, asustada, se metió en sus casas y los guardiaciviles asaltaron la sede del partido comunista, cogieron la lista de afiliados y se dispusieron a fusilarlos por orden alfabético, que juzgar no los juzgaron, pero el orden era el orden. La primera noche cayeron los siete primeros y el cura del pueblo. Lo del cura fue un accidente, porque el muy imbécil se empeñó en confesar a los condenados cuando ya estaban atados a las estacas, se metió en medio y entre que vestía de negro y era de noche, no lo vieron y le pegaron cuatro tiros. A los guardias les dio igual, tampoco es que le tuvieran demasiada simpatía a los curas y uno más o menos no se iba a notar. Pero por si acaso, no dijeron nada y lo enterraron como a un rojo más. En la cuneta.

Ptas W.091DO 530Al no poder salir del pueblo, tomado por la Guardia Civil que seguía fusilando rojos, y viendo que en un par de días le iba a tocar a él, mi tío-abuelo Saturnino decidió esconderse en un armario grande que había en el salón. Como estaba de espaldas a la puerta, si no entrabas y te dabas la vuelta, no lo veías. Le metieron dentro un kilo de filloas, tres botellas de vino, un jamón serrano a medio curar y un cubo grande para que hiciera sus necesidades. “Tú métete ahí, que esto va a durar poco y ya te avisamos cuando puedas salir”, le dijo mi abuela. Y echaron la llave.

Al día siguiente lo vinieron a buscar, pero no lo encontraron. Hasta el final del verano se pasaban cada dos o tres días, registraban otra vez la casa pero nada, Saturnino no aparecía. Mi abuela de vez en cuando le daba unos golpecitos en el armario y Saturnino hacía lo mismo. Con la llegada del invierno las visitas se fueron espaciando, se ve que se estaba más calentito en el cuartel que buscando rojos por la nieve y también se fueron espaciando los golpecitos, hasta que un día Saturnino dejó de golpear.

- ¿Crees que le habrá pasado algo, tendrá hambre? -decía mi abuela a sus hermanos.

- No, mujer no, las filloas y el jamón dan para mucho. Será que sigue enfadado por haber quedado del lado nacional. Tú no te preocupes, que ya saldrá.

“Aquello”, como le llamaban a la guerra, no duró lo poco que pensaban. Cuando al fin, en el 39 la cosa se tranquilizó y la Guardia Civil se fue del pueblo, mi abuela fue a la Comandancia a ver cómo estaban las cosas.

- Saturnino Perales Murillo… Sí, aquí pone que a falta de pruebas que indiquen lo contrario, se le da por muerto o por huido a Francia al principio de la guerra.

Habían pasado tres años. Cuando mi abuela llegó a casa fue directa al armario a llamar a Saturnino.

- ¡Sal, Satur, que ya se acabó el lío y no te busca nadie! ¿Saturnino, me oyes? ¡Te estoy diciendo que ya puedes salir tranquilo!

Pero Saturnino, igual que los últimos años, optó por el silencio.

- Habrá que sacarlo de ahí -decía su sobrina.

- Tú déjalo, ya saldrá cuando quiera, ya sabes que es muy cabezón y no se fía de nadie.

- ¿Os acordáis -decía su hermano, mi tío-abuelo Carlos- lo mal que olía el armario un mes después de que lo metiéramos dentro?

- Bah, eso sería el jamón, que ya os advertí de que no estaba bien curado y cogería humedad. Y el cubo de las deposiciones. Ya visteis que al llegar el invierno dejó de oler.

Y con esto zanjaron la cuestión. Ya saldrá cuando quiera, decían. ¿Y si tiene hambre? Pues que grite y pida más filloas.

Pasaron los años; fallecieron los abuelos y toda su generación, pero la historia de Saturnino seguía viva y de nuestros padres, que en el 39 eran unos niños, pasó a nosotros, sus nietos, sobrino-nietos, primos-nietos, cuñados y demás familia. Saturnino seguía en el armario.

El asunto estaba tan vivo que, cuando en nochebuena se reunía toda la familia, siempre alguien sacaba el tema.

- ¿Y qué, abrimos este año el armario? -soltaba algún primo.

- Ya estamos con lo de todos los años. ¿Para qué quieres abrirlo? Cuando quiera salir ya avisará. Además la ropa que había dentro ya estará pasada de moda.

- ¿Lo seguirá buscando la Guardia Civil?

- Sí, el SEPRONA, porque del armario acaba de salir un bicho así de grande -dijo mi prima la Rompetechos.

- Eso es una cigala que se ha caído de la bandeja, cegata. A ver si te pones gafas de una vez.

- Si abrimos el armario, se muere -se le ocurrió decir a mi cuñado, el “Quimicefa”.

- ¿De qué coño hablas, qué es eso de que si abrimos el armario se muere?

- Pues eso, que se muere. El tío-abuelo Saturnino es como el gato de Schrödinger, ahora Saturnino está vivo y muerto a la vez, pero si abrimos el armario lo matamos.

- Tú ves demasiados documentales de la Dos. Estás enfermo. ¿Cómo va a estar vivo y muerto a la vez? Eres más tonto que un nabo.

- ¿Y si le ponemos en el armario una cruz y una lápida? -soltó mi hermano el beato, que iba para cura pero lo echaron del Seminario por hacerse pajas mientras rezaban el rosario-.

- Era comunista y ateo, la cruz te la voy a poner yo a ti en los cojones. Además, ¿Dónde has visto tú una lápida en un armario ropero? Para eso lo abrimos y lo enterramos como dios manda.

- Pero habría que dar muchas explicaciones, mejor dejadlo como está.

- No se puede abrir, que lo matam…

- ¡Me cago en Schrödinger y en su puta madre! ¿Te quieres callar ya con eso?

- ¿Entonces qué hacemos?

- Vosotros no sé, yo me voy de fiesta.

- Todos los años lo mismo, nosotros sin ponernos de acuerdo y el tío-abuelo sin salir del armario.

saturnino

- ¡Que ya saldrá cuando quiera, coño, no seáis pesados!

- Si cuando lo metieron tenía cuarenta años, ahora andará… -se pone mi tía a contar con los dedos- por los ciento veinte, más o menos.

- Pues a esa edad igual tiene alzheimer y no nos reconoce a ninguno.

- No nos puede reconocer, mamón, porque está en el armario desde antes de que naciéramos.

- ¿Crees que se le habrán terminado las filloas? -suelta mi hermana, que la pobre tiene menos luces que una bicicleta- ¿Le hacemos más?

- Lo que creo es que aunque seas mi hermana, eres gilipollas. Seguro que eres adoptada, sino no me lo explico.

- En fin, otro año que no nos ponemos de acuerdo. A ver si nuestros hijos algún día... Yo también me largo que tengo prisa.

Algunos se fueron de fiesta, más que nada por no comprometerse a abrir el armario. Entre todos los que quedamos se recogió la mesa, se fregaron los platos, se guardó la vajilla de las cenas navideñas. Hasta se recogió la cigala caída al suelo. Nos despedimos unos de otros como si nos quisiéramos y quedamos para la cena de nochebuena del año siguiente.

En la casa del pueblo ya no vive nadie. Solo la abrimos para reunirnos los veinticuatros de diciembre.

Saturnino, tío-abuelo de todos, rojo, republicano, ateo y agricultor; sin lápida ni cruz, con un kilo de filloas, enfermo de alzheimer, tres botellas de vino y un jamón mal curado sigue sin salir del armario que mi abuela cerró con llave en el 36. 

0
0
0
s2smodern

Pues sí, aquí había un blog. Estaba muerto de risa porque ahora escribo más en Facebook que aquí. Era una versión antigua de Joomla, desactualizada, así que intenté ponerla al día. 

Pero estoy desentrenado y me lo he cargado todo. 

En fin, no hay mal que por bien no venga. Ahora estaré entretenido configurando este nuevo Joomla, añadiéndole logos y fotos y nuevas reflexiones. Tardaré un tiempo, pero si no me muero antes, lo dejaré parecido al anterior. 

Hay que mirar hacia adelante. Hagamos cosas nuevas. 

0
0
0
s2smodern

comentarios